DOMINAR LO SENCILLO

Buenas sensaciones teníamos en nuestro desplazamiento dominical al feudo del colista de la categoría. La actitud de los chicos en los entrenos invitaba a la confianza.
En el vestuario nos marcamos un solo objetivo competitivo, no recibir un determinado número de goles en contra, en ambos periodos lo logramos. El motivo es claro, es nuestro principal foco de mejora desde el inicio de su formación.
Tal aspecto nos sirvió para dominar con solvencia el primer periodo, pudiendo rotar a todos los jugadores inscritos en acta.
Según iba transcurriendo el encuentro, pusimos las bases para adquirir una clara ventaja a falta de 10 minutos para la conclusión (16-22). En ese momento, la defensa muy abierta que nos realizaron nos descompuso, paralizando por completo nuestro ataque.
En la actualidad, tenemos pocos efectivos para jugar en primera línea en una categoría exigente como es la primera juvenil masculina. Nuestro reto, es sumar efectivos para tal efecto, más aún, cuando los equipos individualizan sus defensas sobre determinados jugadores.
El final no fue apto para cardiacos, con los locales con dos jugadores más en la pista y balón en posesión. La suerte no nos fue esquiva, en esta ocasión, y con un balonazo en el larguero y un suspiro de alivio, finalizó un duelo que nos complicamos nosotros solos.
Las últimas actuaciones nos enseñan que debemos mejorar el aspecto del control del tiempo y del juego. En los últimos minutos sufrimos 6 exclusiones y varias tomas de decisiones contrarias a lo marcado como estrategia.
No es muy lógico que tengamos las mayores dificultades en los conceptos que deberíamos haber superado en categorías infantiles e incluso alevines; el juego en espacios abiertos, la eficacia en las acciones 1×1 y 1×0, etc.
Y este punto nos debería llevar a una profunda reflexión, por su importancia y extensión a todos los equipos del club en particular y del balonmano en general, el dominio de lo sencillo.
La próxima jornada, nos visitará el siempre competitivo conjunto colegial del Maravillas, encuentro que se disputará en el pabellón municipal de Daganzo.
Para nosotros es mucho más importante el afianzar todo lo descrito anteriormente que fijarnos en la clasificación.
Destacar, la buena predisposición, en general de nuestros jugadores, al trabajo y al aprendizaje. Individualmente, pese a que su gestión del juego en los últimos instantes debe mejorarse, la capacidad realizadora de nuestro capitán, Alberto, que por segunda jornada consecutiva fue el autor de la mitad de los goles del equipo.
CD IPLACEA: 24 (14+10)
Sergio y Miño (P); Dani, Jorge, Alberto (12), Darío, Ismael (5), Félix (1), Izan, Álvaro (1), Mateos (4), Guille (1).
CB VILLAVERDE: 23 (11-12)