El balonmano es un deporte de equipo

El balonmano es un deporte de equipo. Esta afirmación tan obvia no se cumple en muchas fases de los partidos pero el pasado sábado presenciamos un partido en el que todos los chavales estuvieron firmes, cooperativos y solidarios con los compañeros, sobre todo en el aspecto defensivo donde a diferencia del partido anterior sólo encajamos nueve goles en el primer tiempo. El rendimiento defensivo fue tan bueno por parte de todos que apenas pudimos apreciar los cambios y rotaciones de los jugadores.

Los partidos se ganan en defensa y aunque en las estadísticas llama la atención el número de goles que marca cada jugador, tanto o más valor hay que dar a las intercepciones, los bloqueos, las faltas, las paradas (gran porcentaje de acierto de nuestro portero en el día de hoy)… donde interviene todo el EQUIPO.

En ataque, poco podemos decir con 41 goles a nuestro favor, repartidos casi de forma proporcional entre la mayoría de jugadores. ¡Hasta metimos los penaltis!

Con todo no nos podemos conformar con lo hecho, todavía tenemos que mejorar mucho, los contraataques y los pases largos por ejemplo, las jugadas en ataque a defensas cerradas, etc. Y eso se consigue en EQUIPO y siguiendo las indicaciones de los entrenadores.

No quiero dejar pasar un suceso que ocurrió el otro día al final del partido y que tardamos en apreciar y fue que el equipo de SAFA acabó el partido jugando con cinco jugadores de campo. Comentando con nuestra superdelegada (por cierto como somos un EQUIPO tenemos también otro superdelegado en los partidos de Daganzo) y con los chicos descubrimos que fue una decisión de los entrenadores visitantes, a los cuáles les felicito por tomar esta decisión. ¿Por qué? No se puede consentir que un jugador falte al respeto a un compañero por errar en algunas jugadas, no se puede consentir que un jugador falte al respeto a los entrenadores, no se puede consentir que un jugador no sea solidario con sus compañeros y los deje plantados (ole a los seis chicos que acabaron el partido porque no estaban disfrutando y lo estaban pasando mal y ole otra vez a los entrenadores por su determinación). A esto uno unas frases que leí el otro día “”Te quejas porque tu entrenador no deja de corregirte? ¿Te exige compromiso? ¿Te exige de más…?. Bueno, preocúpate cuando ya no te diga nada, entonces entenderás que ya no le interesas y que ha dejado de creer en ti””, creo que lo mando Rafa Guijosa aunque no sea él el autor.

Las familias debemos apoyar a los chicos e inculcar junto a los entrenadores unos valores para que el balonmano sea un deporte de equipo.

PD. Aunque gruña por esperar unos minutos después de los entrenamiento y partidos a los chicos que se quedan hablando reconozco que eso también ayuda a crear espíritu de EQUIPO.

El próximo partido de liga se celebrará el sábado 28 de enero en el Pabellón Municipal Demetrio Lozano (Alcalá de Henares) a las 10:30 horas. En esta ocasión, el rival será el equipo de SAFA Promesas.

IPLACEA-DAGANZO: 41
Sergio Abad, Álvaro Ortega (3), Álvaro Contonente (5), Raúl Díaz (5), David Navarro (2), Francisco Chacón (7), Ángel Gómez (2), Daniel Aguado (6), Daniel Gómez (1), Álvaro Vicente (3) y Aarón González (7).
CB SAFA PROMESAS: 15
Víctor, Juan, Nestor (1), Rodrigo (1), Pablo Peña (3), Pablo Martín (6), Mario Corbacho (4) e Iker.
Resultados y clasificación: https://www.fmbalonmano.com/competiciones.asp?v=18&torneo=2766