EL DOBLE DE CATORCE DA VEINTIOCHO

DSC_0571
Esta mañana nos desplazamos al centro de Madrid para disputar el partido de la jornada en la categoría infantil. Se enfrentaban Maravillas contra Iplacea, los dos primeros clasificados lo que a priori parecía un interesante e igualado encuentro. El pronóstico se cumplió y pudimos disfrutar con uno de esos partidos para enmarcar.
Muchos datos podríamos comentar aunque lo más destacado sería la igualdad y la deportividad.
En un encuentro tan reñido y jugado con tanta intensidad hay jugadas de todos los colores: unas más intensas, otras más vistosas y otras más dolorosas.
Un jugador lesionado a causa de «un bocado». Esto es lo que pasó en la primera parte cuando dos jugadores chocaron y uno clavó fortuitamente el incisivo en la cabeza del contricante. Imagen aparatosa al ver la cara sangrante que afortunadamente quedó solo en un susto, agua milagrosa y a seguir jugando.
En el segundo tiempo otro susto para el portero. Un rival tira sin miramiento y tras el salto post-lanzamiento, nuevo choque  con el portero que le deja tocado y debe ser retirado.
Al final victoria para los de Alcalá por dos goles que mantiene al equipo encabezando la clasificación.
Y todos estarán pensando ¿qué tiene que ver el título que hemos puesto?
Aquí dejo la solución.
En el CD Iplacea hay un jugador que destaca por encima de los demás, y no solo a nivel local si no en el ámbito nacional ya que se proclamó recientemente campeón de España en esta categoría infantil. Este extraordinario chaval es un tal Mamadou Dicou, un nombre que no debemos olvidar ya que dará mucho para hablar. Todavía no tiene los catorce años, número sencillo que si multiplicamos por dos nos da la solución al enigma = 28, que son los goles marcados por este jugador en el partido.
¿Alguien da más?